Cierre del comedor de la UDO tiene en jaque a bachilleres del alma máter

Cierre del comedor de la UDO tiene en jaque a bachilleres del alma máter

Desde el pasado febrero está cerrado el comedor de la Universidad de Oriente (UDO), Núcleo de An­zoátegui, ubicada en la avenida Argimiro Gabaldón de Barcelo­na. Los bachilleres deben llevar sus almuerzos, pero hay un solo horno microondas para todos.

Así lo denunció Julio Millán, estudiante del segundo semes­tre de Ingeniería Mecánica, quien explicó que muchos alumnos han optado por llevar su comida, aunque son pocos los que pueden calentarla.

“Los delincuentes han car­gado con tres microondas este año y sólo contamos con uno que está en Ingeniería Civil. Las colas allí son interminables”.

Julio confesó que el comedor era la mejor alternativa para los udistas. En menos de una hora recibían su porción “calientita, recién echa y gratis”.

Recuerda que a diario pedía carne guisada con pasta y ensa­lada, además del jugo. La última vez que fue le sirvieron yuca con carne asada y sin vegetales, pues comenzaban a sufrir por la falta de recursos.

“Un día llegué a almorzar y estaba cerrado. Desde entonces se ha rumorado que no hay dinero para adquirir alimentos”.

Andrea Rondón, quien estu­dia cuarto semestre de Ingenie­ría Civil, contó que son pocas las veces que ha podido llevar el almuerzo a la universidad.

“Me lo he comido frío por­que la primera vez que hice la cola para usar el horno mi­croondas tardé más de una hora en la fila y no me resultó”.

Ni para el desayuno

Otros como Adrián Martínez consideran que es casi imposible desayunar a diario en el alma máter, pues se gastan mínimo Bs 500 (un pastelito y un Nestea).

“Tampoco puedo almorzar todos los días un pastelito o un trozo de pizza, me resulta muy costoso y me enfermaría del estómago. Cuando no tengo dinero para comer, me salgo de clases y me voy a mi casa. Algu­nas veces aguanto el hambre, pero eso no es bueno”.

Adrián considera indispen­sable la activación del comedor popular y pide a las autoridades académicas tomar en considera­ción esta medida.

Los bachilleres coinciden en que la UDO “se está cayendo a pedazos” ante la mirada silente de los funcionarios del gobierno.

Azotados
Estudiantes de la Universidad de Oriente (UDO), Núcleo
de Anzoátegui, aseguran que el resguardo policial no ha sido suficiente para frenar los hechos delictivos en el
alma máter.

CATEGORIES
Share This