De la desinformación a la sobreinformación, ¿Es Twitter la solución a la censura? por Gabriel Konopnicki

De la desinformación a la sobreinformación, ¿Es Twitter la solución a la censura? por Gabriel Konopnicki

Estamos viviendo un fenómeno bastante curioso, en las redes sociales pasamos de leer sobre fútbol, economía y farándula a leer cada vez más comentarios sobre política, a ver imágenes de personas heridas en la calle y avenidas cubiertas por el humo de las bombas lacrimógenas, ahora el periodista de Meridiano televisión ya no te habla del Caracas Fútbol Club si no de lo que pasa en su urbanización, Rebeca Moreno ya no te habla de la alfombra roja de los Oscar sino de cómo ve desde su ventana a la GNB (Guardia Nacional Bolivariana) arremetiendo sin piedad contra manifestantes y transeúntes. Nos encontramos frente a la sobreinformación, la otra cara de la moneda de la desinformación y esta puede ser igual de peligrosa, cuando alguien se encuentra con un bombardeo sobre la misma noticia esta leerá los titulares y abrirá uno que otro enlace sin informarse completamente sobre la situación, es decir, quedando desinformado sobre un tema, pero este no es el único problema, al ver toda esta cantidad de información se suele dar por hecho que ya las demás personas se enteraron “si lo han publicado tantas veces seguro Juan ya lo vio”, pero esto no es así.

Cuando nos encontramos con un bloqueo informativo como el que vivimos actualmente es natural que las personas se sientan indignadas y sientan la necesidad de reportar sobre la situación actual en sus alrededores pero Venezuela cuenta con aproximadamente 30 millones de habitantes, de estos se estima que solamente entre 11 y 12 millones tienen acceso a Internet, de los cuales alrededor de 3 o 4 millones están en Twitter. Podríamos extrapolar el resultado de las últimas elecciones presidenciales y decir que un 49% de esos que participan en esta red social están en desacuerdo con el gobierno actual. Estamos hablando de 2 millones de opositores en esta red social. Seamos un poco optimistas y supongamos que son más, unos 3 millones. Son 3 millones de venezolanos que se comparten información entre ellos mientras hay 27 millones de venezolanos más que tienen que enterarse por otros medios y de ellos una cantidad importante no tiene acceso a televisión por cable y otros pronto se quedarán sin poder leer el periódico, ya que muchos medios impresos por problemas de divisas no pueden importar más papel. ¿Es Twitter la solución a la censura? No, Twitter es parte de ella pero no es la solución, hay que salir de esta plataforma o más bien llevar los que vemos en esta red a las comunidades. Quiero invitarte a que te conviertas en un agente de información, que verifiques ese tuít que te llamó la atención, lo escribas en un papel y lo pegues en tu ascensor (@QuePasaVE hace unos diseños con toda las noticias recientes, puedes buscarlos e imprimirlos), que lo lleves un poco más allá y cuadres con tus amigos de tu urbanización para que cada uno escriba la infomación y hagan un pancartazo informativo cerca de donde viven o que impriman unos volantes y los repartan (En @Volantear podrás encontrar muchísimos tipos de volantes y consejos para hacer esta actividad), te invito también a que difundas lo que lees en Twitter por otros medios (Whatsapp, Facebook, entre otras), tomando en cuenta que en Venezuela hay más celulares que personas (30,5 millones de teléfonos móviles según www.ciafactbook.com) puedes aprovechar esto copiando esa convocatoria a una protesta, y mandarla por mensaje de texto a todos tus conocidos e invitarlos a hacer lo mismo. Un buen inicio es difundir los reportes de @ProyectoBase a medida que los vayas recibiendo, así poco a poco combatiremos la censura, No dejes que alguien que conoces se quede sin saber lo que está ocurriendo, sé un agente de información, pero sé responsable con lo que difundes.

Gabriel Konopnicki

@GabrielKono

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )