Estudiantes de la UDO cumplen 72 horas en huelga de hambre

María Bethania González tiene 19 años, es oriunda de El Tigre, estado Anzoátegui, obtuvo su título de bachiller con un promedio de 19 puntos; actualmente cursa el tercer semestre de Bioanálisis en la Universidad de Oriente (UDO), núcleo Ciudad Bolívar, manteniendo un promedio de 8,50 puntos. Al igual que su compañero de carrera, Dennys Chaudary, quien también tiene 19 años y cuenta con promedio de 9, expresaron a Nueva Prensa de Guayana su deseo por estudiar medicina, aseguran que es su vocación.

Hoy ambos se encuentran postrados en unas colchonetas con un par de cobijas y tapa bocas; decidieron iniciar una huelga de hambre para radicalizar una protesta que arrancó el 13 de febrero de 2017, momento en que se supo que autoridades de la casa de estudio firmaron “de madrugada y sin representación estudiantil” el 16 de diciembre de 2016, la resolución 061/2016, según la cual les impide cambiarse a la carrera de Medicina.

Además, resuelve “revocar todas las solicitudes de cambio de especialidad hacia la carrera de Medicina y cualquier intención de cambio de especialidad”, esto “debido al desmesurado crecimiento de la población cursante de esta carrera”, dice el documento.

Sobrepoblación “utópica”

A esta manifestación se sumaron decenas de estudiantes que se ven afectados por esta decisión. De hecho, conformaron un grupo que llamaron “Comisión de Víctimas de la Resolución 061”. Allí está Gustavo De Metrio, quien funge como delegado por Enfermería, estudia 4to semestre.

“Las autoridades alegan que hay una sobrepoblación, que todo el mundo utiliza otra carrera como trampolín para llegar a Medicina, pero esto viene sucediendo desde hace mucho tiempo”, dijo.

Explicó que la UDO impone ciertos requisitos para optar a estos cambios: Tener un promedio de 7 puntos o más (en base a 10 puntos) y 24 créditos aprobados lo que equivale a dos semestres.

En esta protesta estudiantil también está Iván Martínez, estudiante del 2do semestre de Enfermería. Cumple como delegado de Derechos Humanos en la Comisión creada.

“La universidad nos pone como excusa una sobrepoblación que es utópica, no existe. Es más bien un hacinamiento por mala administración de los recursos (…) Las autoridades universitarias deben canalizar sus problemas con los entes regulares, pero no pueden violarnos nuestro derecho a estudiar lo que realmente queremos; esta no es la manera de solucionar”, dijo.

“Nosotros nos estamos jugando nuestro futuro. Nos están obligando a estudiar una carrera que no es la que queremos”, añadió.

Irregularidades

Tanto De Metrio como Martínez, coinciden con la experiencia de María Bethania y Dennys, todos se sometieron a una prueba psicosométrica practicada por psicólogos de la universidad en la que resultaron “capaces y actos” para estudiar Medicina.

Cumplir con esta prueba implica asistir a la unidad de Cursos Básicos en horas de la madrugada (3:00am) donde -con suerte- formarán parte de las 28 personas (por día) que serán asistidos en los cambios de carrera.

El 5 de diciembre inició esta jornada concluyendo el 28 de enero, día en el que incluso, según testimonios de los muchachos, aún recibían documentos para solicitar cambios.

De allí surge su interrogante: “¿Para qué nos recibieron los papeles e implementaron la prueba, si el 16 de diciembre saldrían con una resolución que echaría por la borda todo este proceso administrativo?, engorroso además”. 578 estudiantes se presentaron, solo 270 aprobaron.

Otro de los alegatos que dan las autoridades, es que muchos profesores han renunciado a la Universidad motivados a irse del país, lo que produjo la eliminación de secciones en esta carrera. “¿Entonces qué hacen con los recursos que reciben del Ejecutivo?, es la misma cantidad de dinero, por qué no contratan a otros”, expresan los estudiantes consultados.

También les parece “extraño” que hablen de sobrepoblación, cuando este año –dijo Iván Martínez- la universidad abrió un proceso para ‘población flotante’, quienes deben presentar una prueba interna para ingresar a la escuela de Medicina.

“A ellos no les interesa que quienes estamos dentro de la UDO, optemos por el cambio a Medicina, sino el ingreso de nuevos estudiantes, porque hay intereses económicos de por medio”.

Aluden a que factores externos de la Universidad tienen cómplices dentro de la casa de estudio para vender cupos en esta carrera.

Comunicados

Hasta el momento tienen tomado la Facultad de Ciencias de la Salud y el Decanato; la presión a las autoridades se incrementa pues la Promoción 79 necesita de una carta de culminación para optar al acto de grado; la Promoción 80, al igual que la 81, requiere con urgencia que sean verificadas sus notas para ir a la práctica rural. Las tres esperan con ansias que esta protesta termine para que el personal administrativo pueda acceder a sus puestos de trabajo.

Continuarán en la huelga de hambre hasta tanto no reciban respuesta por parte del Rectorado, han enviado comunicaciones a la coordinadora académica, Milagros Silva; a la Escuela de Ciencias de la Salud, doctora Carmen Ruíz; a la decano de la universidad, María Coromoto Casado; Defensoría del Pueblo del estado Bolívar, Orlando Alcalá, sólo este último les indicó que el caso fue remitido al defensor del pueblo, Tarek William Saab.

Advierten que irán a una Huelga de agua, donde dejarán la ingesta del vital líquido si este problema no es resuelto en buen término.

“Puedo sacrificarme por lo que realmente quiero. De nada me va a servir quedarme tranquila y estudiar cinco años de Bioanálisis cuando en verdad lo que quiero es ser médico; es injusto que un grupo de autoridades me quiten el derecho a estudiar lo que quiero para mi futuro (…) Lastimosamente aquí en la UDO las cosas se resuelven así, hasta que no ven sangre o ven estudiantes muriéndose, las autoridades no hacen nada”, dijo María Bethania finalizando su testimonio.

TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )