[Opinión] Adiós Hija, Dios Te Bendiga… Por José Domingo Blanco

[Opinión] Adiós Hija, Dios Te Bendiga… Por José Domingo Blanco

migracion venezolana“No puedo decirle a mis alumnos que se inmolen por el país. Al principio, cuando preguntaban mi opinión sobre si debían irse o permanecer en Venezuela, los alentaba a quedarse. Les recomendaba que hicieran su vida profesional aquí; los motivaba diciéndoles que valía la pena permanecer acá. Ya no, ya no puedo asumir el cargo de consciencia que significaría pedirles que se queden y que, por mi sugerencia, les pase algo y terminen formando parte de las estadísticas: las de desempleados o peor, las que manejan en las morgues. Ya no soy tan optimista como antes”. Estas palabras, de un apreciado amigo y profesor universitario con quien disfruto conversar, me vienen a la mente a propósito de las declaraciones recientes del joven ministro Héctor Rodríguez.

Para quienes no tuvieron la oportunidad de leer la entrevista que le hicieran al titular del Ministerio de la Juventud, me permito extraer una parte que, de nuevo, me hace pensar que los militantes y creyentes a ultranza de este desgobierno, nos ven caras de mentecatos. Ante la pregunta que le hiciera la colega periodista de cómo evaluaba la migración de jóvenes profesionales que sienten que no tienen oportunidades en el país, el mozuelo ministro respondió, y cito textualmente: “Hay que ver si eso es cierto. Yo no siento que la mayoría de los jóvenes se quiera ir del país. Los números sobre migración me dicen que no. El porcentaje no es mayor que el de América Latina y la mayoría de los jóvenes que se está yendo a estudiar después regresa. Creo que la migración es un mito. Lo responsable es empezar a trabajar sobre datos sinceros”.

¡Caramba! Lo primero que quiero destacar de esta desafortunada postura, es que el ministro reconozca que no han hecho mediciones recientes sobre el tema migratorio de los jóvenes; porque, de ser así, ¿en qué se basa para asegurar que esto es un mito? Hecha esta observación, los invito, mis amigos lectores, a que hagan su propia encuesta que, aún sin la rigurosidad de un estudio metodológicamente diseñado y aplicado, jamás corroborará lo que Rodríguez califica como ficción: revisen su entorno y saquen conclusiones. Yo lo he hecho y lo único que puedo asegurarles es que, poco a poco, he dejado de ver vecinos porque se han mudado a otras naciones. Ya no me encuentro con mis amigos porque una buena parte se ha ido -a empezar de cero– más allá de nuestras fronteras… ¡Se fue hasta mi propia familia, a la que hace ya algún tiempo despedí en el aeropuerto! Puedo dar fe, de que mi hija, la mayor –a quien adoro y extraño– es una de esas tantas jóvenes venezolanas que se marchó para cursar su carrera en norteamérica y que, a pesar de amar a Venezuela y ser fanática de los Tiburones de La Guaira, tiene entre sus planes permanecer en la nación que le brinda lo que no le ofrece la nuestra: seguridad, calidad de vida y oportunidades de progresar a punta de talento e inteligencia.

Entonces me pregunto: ¿en qué Venezuela vive el ministro juvenil? Porque creo, no haría falta esperar el estudio del INE (suponiendo que sea el organismo que debería hacer este sondeo) para saber que el venezolano está migrando. ¡Y por distintas razones! Por la falta de oportunidades laborales, por la inseguridad, por el deterioro del poder adquisitivo, por estar en desacuerdo con este régimen, por sentirse perseguido, coartado, sin la mínima libertad que merecemos como ciudadanos… En dos platos: porque mientras estos mediocres sigan en el poder ¡no le ven futuro a la nación!

He escuchado, y cada vez con más frecuencia, que esta Venezuela, la actual, la que está deteriorada y teñida de rojo –en todos los aspectos– no es la Venezuela en donde las familias quieren ver crecer a sus hijos. En eso se ha transformado nuestro país, en una nación donde jóvenes talentosos, profesionales calificados, les hacen guiños a otros países capaces de reconocerles su potencial.

¿Cómo no plantearse la posibilidad de migrar si no hay vacantes en las pocas empresas que luchan por mantenerse en pie? En días recientes, asistí a una feria de universidades que realizaron en un lujoso hotel de la ciudad. El parquero que me recibió  –un joven muy educado– al saber que iba a la feria, me adelantó que en la de este año había poca representación de universidades extranjeras que son las que atraen al grueso de los visitantes, ávidos de información para irse a cursar carreras en otros países.  Pero, lo que realmente me sorprendió del culto parquero, no fue su observación, sino el hecho de que él, allí donde lo veía, con su uniforme de gala recibiendo los carros de quienes visitaban el hotel era, además, profesor universitario obligado a tener este otro empleo, para nada relacionado  con la carrera que estudió, con muchas ganas de agarrar sus maletas y largarse.

Mito o no, joven ministro Rodríguez, ya somos unos cuantos a los que nos ha tocado decir: –Adiós hija de mi corazón, Dios te bendiga. Nos vemos por skype…

mingo.blanco@gmail.com

@mingo_1

 

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )