UDO sigue tomada por dirigentes, pero no han suspendido las clases

UDO sigue tomada por dirigentes, pero no han suspendido las clases

Diario El Tiempo – A las 10:30 de la mañana de este miércoles  se cumplirán 48 horas de la toma de las áreas administrativas de la Universidad de Oriente (UDO), Núcleo de Anzoátegui,     por estudiantes que integran los movimientos de izquierda.

Este lunes, un grupo de bachilleres    cerró  los portones de acceso al campus y además  mantuvo “secuestradas” a las autoridades del alma máter por ocho horas,  supuestamente  para  reclamar  mejoras de transporte y comedor, pero trascendió que lo que  pedían era 1.000 cupos.

Pablo Cariaco,  integrante del   Bloque N° 7 de izquierda, advirtió que sólo cesarán en su acción   una vez que obtengan respuesta  a los reclamos que hacen o se instale una mesa de diálogo. Ayer sólo abrieron dos de los tres portones porque los espacios de la UDO fueron habilitados como estacionamiento para el juego de fútbol entre Venezuela y Ecuador.

Negó que hayan privado de su libertad a la decana Patricia Mitchell y a  la coordinadora académica  María Teresa Lattuca. “Ellas se quedaron en sus oficinas complacidas. Y es falso que estamos pidiendo cupos, sólo  protestamos por el comedor que está cerrado, por los baños que no sirven y por las unidades de transporte dañadas, entre otras fallas”.

Según Cariaco, durante las ocho horas que estuvieron    con las autoridades, estas se negaron a mostrar la distribución de los recursos propios. “Ellas alegan que sólo rinden cuentas a quien le envía los recursos, pero aquí se cobró Bs 20 a cada estudiante por inscripción y fueron seis mil los    que cumplieron con este requisito. También se perdieron  cheques por Bs 400 mil y otros Bs 5 millones en transporte”.

“Si es por cupos”

Al respecto,  la decana de la UDO-Anzoátegui, Patricia Mitchell, aseguró que los dirigentes que mantienen tomadas las áreas administrativas de la institución  en ningún momento  le han manifestado sus quejas  por los servicios de transporte y comedor.

“Lo que están  solicitando son 1.000 cupos y fue por esta razón que el lunes no nos dejaron salir durante ocho horas. Yo no  pienso establecer mesa de diálogo”.

Además Mitchell enfatizó que no hay suspensión de clases, y que  el hecho de que ayer no hubiera actividades en el alma máter sólo respondió al juego de fútbol.

“Entiendo que por esta situación habrá personal que no podrá acceder  a su área de trabajo, pero no está planteado suspender las clases. Por esta  acción no quedarán las actividades académicas suspendidas”.

A su juicio esta medida de los bachilleres de izquierda es una falta de respeto.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (3)
  • comment-avatar

    aun así que ridiculez es esa de suspender clases por un juego.

  • Disqus (0 )